La Diabetes y el Sueño

¿Te has preguntado alguna vez si el tiempo que duermes y la calidad de ese sueño, tendria alguna relación con tu diabetes?

Bien, pues en éste articulo te voy a enseñar lo mas importante sobre ello. 

La importancia de un buen sueño en tu diabetes, las hormonas que influyen y sus relación con la obesidad y el sobrepeso.

Otro aspecto que no debes descuidar en el conocimiento y en la superación de tu diabetes: La diabetes y el sueño.

La relación entre el sueño y la diabetes es tan compleja como importante.

Es por esto que los expertos continúan estudiando el vínculo entre los dos. 

Lo que los científicos ya saben es que la calidad y la cantidad de sueño que logras cada noche puede tener un efecto pronunciado en el riesgo de desarrollar y empeorar la diabetes tipo 2. 

La cantidad de sueño que obtienes por la noche, afecta significativamente la producción y regulación en tu cuerpo de varias hormonas.

La calidad del sueño también afecta a su vez la forma en que se distribuye y utiliza el azúcar en tu sangre. 

POCO SUEÑO

Dormir poco también predispone a padecer Diabetes.

De hecho, en personas jóvenes y previamente sanas la restricción del sueño a 4 horas por día a lo largo de 6 días es de por si suficiente para reducir la curva de tolerancia a la glucosa y producir un estado hiperglucémico.

Con un sueño poco reparador, se elevan los niveles de cortisol y de la hormona del crecimiento.

Estas hormonas juegan un papel antagonizador sobre los efectos de la insulina. 

Además, las personas que duermen poco tienen niveles más elevados de sustancias como TNF-alpha, Interleuquina-6, y proteína C-reactiva, sustancias todas ellas que aumentan la resistencia a la insulina.

Al dormir disminuye la secreción de leptina.

Esta hormona, también llamada la hormona de la saciedad, influye en que las personas que duerman poco tengan propensión a la obesidad.

gordita

En resumen, la falta de sueño aumenta la propensión a padecer Diabetes.

Asimismo, para las personas que ya padecen diabetes, dormir poco empeora el pronóstico de la enfermedad.

LAS ETAPAS DEL SUEÑO Y LAS HORMONAS

El sueño consta de 5 etapas. Esta son la llamada REM (Rapid Eyes Movement, en inglés), y fases 1, 2, 3 y 4. 

Las fases 3 y 4, conocidas como “sueño lento o profundo”, se consideran las más reparadoras y estan directamente relacionadas con varios cambios metabólicos y hormonales. 

Es en estas fases en las que se regulan los niveles de insulina, ya que en este momento el cerebro utiliza menos glucosa:

  • la glándula pituitaria secreta menos corticoesteroides, 
  • la actividad nerviosa y muscular es menos activa, por lo que los requerimientos energéticos disminuyen. 
  • Como resultado, el organismo necesita menos energía y el metabolismo de la glucosa disminuye. 

Woman lying in bed suffering insomnia Premium Vector

Por ello, cuando tenemos constantes interrupciones de sueño, es posible que no se llegue a esas fases, lo que supone un mayor consumo de energía.

Durante las primeras fases del sueño (fases 1 y 2), y fase REM, sucede lo contrario, en las que hay más actividad nerviosa y más requerimientos energéticos.

Así pues, dormir bien ayuda al páncreas a regular los niveles insulínicos en sangre , lo que nos sugiere una noche de sueño apropiada.

Cuando se duerme poco, se elevan los niveles de cortisol, que es contraria a la insulina.

Asimismo la hormona del crecimiento, la somatropina, producida por la glándula pituitaria que se encuentra en el cerebro aumenta su presencia.

Se elevan también los niveles de otras que aumentan la resistencia a la insulina, como pueden ser: la proteína C reactiva, la Interleuquina 6 o TNF alpha.

Tienes que saber que una falta de sueño necesario afecta otros aspectos de los hábitos de tu vida, como tu actividad física y tus hábitos alimenticios. 

Mucho ojo si: asimismo, una persona que duerma en exceso también corre el riesgo de presentar obesidad y, por tanto, mayor riesgo de presentar diabetes.

En otras palabras, el vínculo entre el sueño y la diabetes es muy importante y casi siempre ignorado, tanto por los medicos como por nosotros mismos.

Exhausted adult man with nightmare insomnia lying in bed on mattress at dark night background with blanket Premium Vector

LA OBESIDAD Y EL SUEÑO

También se sabe que el dormir mal, puede contribuir a la obesidad de forma significativa. Hay algunos estudios serios que asi lo demuestran.

Esto se explica en gran parte porque cuando no duermes lo suficiente tienes menos probabilidades de hacer ejercicio. 

Simplemente no te sientes lo suficientemente enérgético.

Talvéz te sientas fatigado y el ejercicio te suene demasiado como un trabajo duro.

Esto es mas notorio si ya estas entradito en años. Después de los 50 muchas cosas cambian y deberiamos conocerlas para poder funcionar mejor.

El sueño insuficiente también puede influir en la toma de decisiones en lo que respecta a la alimentación, pues aumenta la tendencia de una persona a tomar  decisiones ligeras o “fáciles” sobre lo que tienes que comer.

Vector cartoon illustration of a traditional set of fast food meal Free Vector

Una pizza o unas pocas donas son más fáciles de recoger que hacer el esfuerzo de preparar un plato de ensalada o cocinar una comida saludable “casera”. 

Permanecer despierto hasta horas tardes o toda la noche también encierra la posibilidad de pasar más tiempo comiendo. ¡Te lo digo por experiencia!.

 Los estudios también demuestran que las personas que tienen el hábito de quedarse hasta tarde consumen 550 calorías más que las personas que se acuestan temprano.

Las investigaciones muestran que no dormir lo suficiente por una sola noche puede causar un aumento del 30% en la producción de ácidos grasos libres. 

Desafortunadamente, estos ácidos grasos trabajan para reducir la sensibilidad a la insulina.

Por lo tanto, no dormir lo suficiente, incluso por una sola noche, puede causar un descontrol en los niveles de azúcar en sangre. 

RESISTENCIA A LA INSULINA Y EL SUEÑO

Si los niveles de cortisol aumentan debido a la falta de sueño, la resistencia a la insulina también puede comenzar a desarrollarse.

Como ya bien sabes, la insulina desempeña un papel fundamental en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre.

Cuando te vuelves  resistente a la insulina hay menos capacidad de transportar energía a las células y  ésta se acumula en otros lugares del organismo. 

glucosa en sangre

(Mas sobre esto AQUI.)

Si la falta de sueño se prolonga durante días, o si ocurre con frecuencia, puede reducir la sensibilidad a la insulina. 

LA APNEA DE SUEÑO Y LA DIABETES

Se trata de ceses transitorios y repetitivos de la respiración durante el sueño. Está intimamente relacionado con la obesidad y la diabetes.

Se conoce que las personas con el síndrome de apneas del sueño también tienen una mayor probabilidad de tener enfermedades cardiovasculares como angina de pecho o infarto.

 Asi también, las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 son más propensas a desarrollar apnea del sueño. 

Las investigaciones muestran que más del 50% de las personas con diabetes tipo 2 también sufren trastornos del sueño. 

Esto aumenta la probabilidad de que una persona tenga resistencia a la insulina e intolerancia a la glucosa. 

Para las personas que no tienen diabetes, su riesgo de convertirse en prediabéticos también aumenta, ya que la apnea del sueño contribuye a un mal control de la glucosa. 

El sueño insuficiente aumenta la producción de ácidos grasos.provoca

También se ha encontrado que la falta de sueño provoca un aumento de los niveles de ácidos grasos libres en la sangre.

Se necesitan pocos años de sueño insuficiente para experimentar estos efectos adversos. 

Ahora ya conoces la relación del sueño con tu diabetes y puedes trabajar en mejorar tu estado procurando un buen sueño.

Asi que, a ¡dormir mejor amigos!. 

 

Translate »